• Vale O.

5 TIPS PARA DIRIGIR ACTORES


Si bien existen muchos aspectos a considerar en la dirección de actores, hay algunos lineamientos elementales que se deberían seguir.

Hemos seleccionado 5 tips básicos para no olvidar:

1. Tener claro lo que se quiere lograr

Antes de empezar, no hay nada mejor para un proyecto audiovisual que tener claro adónde se quiere llegar y lo que se debe hacer para lograrlo.

Tener un norte claro desde el inicio, ayudará a que seamos más acertados al momento de comunicarnos tanto con el equipo técnico como con los actores.

Esta es la base para toda la labor, de otra manera divagaremos y perderemos tiempo, sin lograr nada que nos sea de verdadera utilidad.

2. Diálogo previo con el actor

Es verdad que no siempre se puede ensayar antes del día de grabación, ya sea por presupuesto, tiempo, disponibilidad de los actores, etc., pero hay que tomar en cuenta que llegar al rodaje sin haber ensayado o ni siquiera dialogado previamente con el actor, hará que se pierdan interesantes propuestas que éste podría tener; es decir, nos perderíamos nada más y nada menos que la visión de quien encarna al personaje, la perspectiva de quien le dará vida.

De no existir un diálogo previo, nos arriesgaríamos a que, con la premura de todo rodaje, el actor termine sólo recitando las líneas del guión y no queremos eso, ¿verdad?

3. Conocer el método del actor

Los actores tienen diversos métodos de trabajo, por lo que conocer el método que nuestro actor utiliza nos dará luz para poder trabajar mejor con él.

Si el actor no aplicase ningún método en particular, es bueno plantearnos una forma de trabajo y comunicársela. En ese quehacer, no caigamos en la tentación de actuar para dar la muestra de cómo se quiere hacer las cosas. Tengamos en cuenta que somos directores, no actores. El actor no necesita que actúen para él sino que lo dirijan, por ello tiene formación profesional.

Parte de nuestro método de trabajo como directores, en todo caso, debería incluir, mínimamente, indicaciones claras con respecto a lo que se quiere lograr, al significado de cada escena y la acción del personaje en ella.

4. Saber comunicarse con asertividad

Hay algo que un buen director jamás debe olvidar: No corregir abruptamente al actor y mucho menos delante de todo el equipo. Avergonzarlo en público de ninguna manera sumará a la labor, sino todo lo contrario. Si el actor va a interpretar una escena muy exigente o sensible, es posible que lo mejor sea quedarse con el mínimo de personas durante la grabación de dicha escena, con la finalidad de generar un ambiente de confianza, donde se pueda dar instrucciones sin “público”.

El director debe ser claro y comunicar las cosas oportunamente, pero con tino, con asertividad.

Hay actores novatos que requiere que generemos mucha más confianza, pero aún si se tratara del actor más experimentado, de no comunicarnos asertivamente, se correría el riesgo de desmotivarlo y alejarlo emocionalmente del proyecto.

La asertividad siempre suma.

5. Orden para no restar

Una de las bases del trabajo en conjunto, es saber que hay un momento y lugar para todo. Cada miembro del equipo deberá, como base, respetar el cargo de cada quién. Es común que, durante la grabación, se tengan otras opiniones en cuanto a dirección de actores, y otros miembros del equipo deseen intervenir de inmediato.

Si otros miembros del equipo intervienen, dándole instrucciones directamente a los actores, pasando sobre las indicaciones del director (aún cuando sus aportes tengan algo que ver con la propuesta de éste), demuestra desorganización y desunión de grupo, pudiendo generar desconfianza y confusión en los actores.

Siempre (o a veces) habrá lugar para escuchar otros puntos de vista, pero hay que confiar en la visión del director; después de todo es él quien invirtió tiempo y esfuerzo analizando e interpretando el guión y, por lo tanto, es quien deberá marcar la pauta en la realización.

652 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo